El albedo podría amplificar el aumento de la temperatura en la Antártida

El albedo podría tener un efecto disparador en el incremento de la temperatura en la Antártida durante las próximas décadas.

Así lo indica un estudio de investigación publicado en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, en el que los autores explican que lo sucedido tras la última glaciación hace 20.000 años supone un excelente ejemplo para lo que de forma más atenuada, podría ocurrir en un futuro próximo.

Un aumento de 6 ºC

Si como prevén las proyecciones climáticas, la temperatura global del Planeta aumenta unos 3 ºC durante las próximas décadas, esto podría suponer un incremento de 6 ºC en la Antártida de aquí al final del s. XXI.

Para llegar a esta conclusión los investigadores se han basado en lo que ocurrió hace 20.000 años: tras la última glaciación la Antártida se calentó entre dos y tres veces el aumento promedio de temperatura en todo el mundo hasta el punto de que en aquel rincón del Planeta se alcanzó una temperatura insólita: 11 ºC cuando lo normal es que esté varios grados bajo cero. En cambio, el aumento global de la temperatura de la Tierra en aquella etapa fue de unos 4 grados Celsius.

El efecto albedo

Según los investigadores esta anomalía se debe al efecto que tiene el albedo sobre la temperatura que se registra en las zonas heladas. Al disminuir su superficie debido al aumento de la temperatura de la Tierra se disparan sus efectos en la atmósfera rodea las regiones congeladas.

¿Qué es el albedo?

El albedo es el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre la misma. En meteorología tiene una especial importancia pues representa la capacidad de una superficie para reflejar la radiación del sol.

Se suele expresar, representar, en un porcentaje, como los vemos en estos mapas difundidos por la NASA. Un valor del 100 % o de 1 (según la escala elegida) indicaría que una superficie refleja toda la luz que recibe; 0 indicaría que no refleja nada.

¿Qué información proporciona en el campo de la meteorología?

La nieve, por ejemplo, proporciona valores cercanos al 0,9. Mientras que las nubes, que permiten reflejar en parte la radiación del sol, también se corresponden con valores elevados, llegando incluso al 0,8.

El agua de los mares y océanos, en cambio, es un medio complejo y en función del estado de la mar, de la aparición de olas, pueden provocar cambios importantes.

Factores que alteran el albedo

La capa de hielo, la cobertura de nubes, y la cantidad de partículas suspendidas en el aire (como aerosoles de la contaminación, volcanes, tormentas de polvo) pueden cambiar la reflectividad en escalas de días a años.

Referencia: http://www.pnas.org/content/113/50/14249.abstract

3 comentarios

  1. Antonio dice:

    No lo entiendo; por lo que se el albedo reduce la radiación y por tanto las temperaturas disminuyen.

    Sería una reducción del albedo provocada por una reducción de la capa nivosa lo que haría aumentar las temperaturas, no el albedo en si.

    • Hola Antonio. Gracias por el apunte. Había una errata en el texto.

      Como bien sabes el albedo es la capacidad de una superficie de reflejar la luz solar. En el caso de la Antártida, al estar cubierta completamente por hielo y ser de color blanco, entre un 80% y un 90% de la radiación solar es reflejada.

      Es decir, si la Antártida pierde parte de su cubierta de hielo el albedo disminuirá (al ser sustituido el hielo por mar, que tiene un color más oscuro), por lo que el incremento de la temperatura se volverá más rápido.

      Un saludo.

  2. […] El albedo podría amplificar el aumento de la temperatura en la Antártida   […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *