Informe climático preliminar: 2016 será el más cálido de la serie histórica

2016 será con casi total seguridad el año más cálido desde que hay registros oficiales. Van apareciendo los primeros informes preliminares que confirman lo que se suponía al finalizar el pasado verano: la tendencia cálida que arrastra nuestro Planeta más un intenso episodio de El Niño en el arranque del año, se han conjugado para desbancar a 1998 como el más cálido de la serie.

Desde el programa europeo Copernicus o desde centros de investigación como el de la Universidad de Alabama en Huntsville se concluye que por un ligerísimo margen de diferencia 2016 superó a 1998. En dos semanas, cuando tengamos el informe climático definitivo de diciembre podremos confirmarlo completamente.

2016 el más cálido para el programa Copernicus

Para el Servicio de Cambio Climático del programa europeo Copernicus (C3s) la temperatura global del 2016 alcanzó un valor de 14,8 °C y fue alrededor de 1,3 °C más alta que la media del siglo XVIII.

Respecto del año anterior, 2016 fue casi 0,2 °C más cálido que 2015, que era hasta ahora el año más cálido registrado para su particular registro.

Según el informe climático preliminar hecho público por el organismo dependiente del ECMWF, la temperatura global del Planeta alcanzó su punto más álgido en febrero de 2016 cuando llegó a ser 1,5 ºC que la media de la era preindustrial. Sin duda alguna, en esas semanas, la influencia de un Niño intenso, provocó una desviación positiva tan acusada.

2016 fue 0,02 ºC más cálido que el histórico 1998

Si nos atenemos al análisis de la serie que va hasta 1880 y que maneja el OMM o la NOAA habitualmente, parece que 2016 fue el año más cálido de toda la serie por solo 0,02 ºC.

Los científicos del Earth System Science Center de la Universidad de Alabama en Huntsville, han hecho un análisis preliminar de los datos observados durante todo el año recién finalizado y han llegado a esta conclusión.

 

Para los responsables del ESSC, 1998 y 2016 son anomalías, atípicos, y en ambos casos tenemos una causa fácilmente identificable para esa anomalía: un poderoso fenómeno de calentamiento El Niño en el Océano Pacífico.

Además, por primera vez, los niveles de CO2 no descendieron por debajo de las 400 partes por millón (ppm) cuando el verano dio paso al otoño en el hemisferio norte. En años anteriores, la absorción de CO2 por la vegetación durante la temporada de verano siempre había hecho que en septiembre se registrasen los niveles más bajos de CO2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *