La física atmosférica había explicado el proceso por el cual se forman las nubes a partir de los núcleos de condensación: la humedad presente se ayuda de las micropartículas de polvo, tierra o ceniza para generar diminutas estructuras nubosas que al unirse entre sí conforman los diferentes géneros de nubes.

Ahora, científicos de la Universidad de Berkeley en California han logrado filmar el nacimiento de las nubes a través de un microscopio. Os mostramos a continuación un asombroso vídeo al respecto…

Nuevos datos sobre la nucleación del agua

El estudio de investigación, que ha sido publicado en la revista científica Physical Chemistry Chemical además de exponer dichas filmaciones, supone la aportación de nuevos datos acerca del fenómeno físico de la nucleación del agua en la atmósfera.

Los Cirros

Para filmar el proceso de formación de las nubes, los científicos observaron cómo se forman los cristales de hielo quedan lugar a los Cirros, un género de nube de tipo alto, fina, de color blanquecino con filamentoso o fibroso, que aparece a partir de unos 6.000 metros de altitud.

¿Cómo grabaron la formación de las nubes?

Para simular el proceso en el laboratorio los investigadores emplearon pequeñas partículas minerales (concretamente de caolinita) y las pusieron en contacto con vapor a una temperatura controlada. Gracias a esto, pudieron observar cómo a partir de partículas de solo 50 nanómetros se formaban los primeros cristales de hielo.

Los científicos captaron una imagen cada tres segundos del proceso y las unieron en un vídeo de forma que al ojo humano la filmación parece continua, en movimiento. Para realizar las fotografías los investigadores se valieron de un microscopio electrónico de barrido ambiental (ESEM), que permite observar pequeñas muestras en un entorno lleno de gas en el que se puede controlar la temperatura y la humedad: dos factores claves en la formación de nubes.

¿Qué es la nucleación del agua?

Se trata de un proceso por el cual las moléculas inician una reacción en cadena que permite la formación de unas estructuras sólidas esenciales para la creación de las nubes.

Para que se generen estas estructuras sólidas es imprescindible que haya partículas sólidas en la atmósfera a las cuales se pueda adherir el vapor de agua presente en la troposfera y se forme un diminuto cristal de hielo.

Como todos sabemos, el agua pura se congela a 0° C pero puede «superenfriarse» hasta los -42 °C sin congelarse si no existen partículas que funcionen como disparadoras de la condensación, para comenzar la nucleación.

Es decir, la presencia de nucleadores en la atmósfera es muy importante para la formación de las nubes, pues si no, su presencia en la atmósfera sería mucho más complicada. Si esto ocurre las pequeñas partículas de agua se enfrían y forman cristales de hielo y a partir de ahí aparecen partículas cada vez mayores que finalmente forman un enjambre que da lugar al aspecto de una gran nube.