Dos tercios de Europa convertidos en un congelador

Imagen visible de alta resolución, satélite TERRA (sensor MODIS), 7 de enero de 2017.

La ola de frío siberiano ha convertido a dos tercios de Europa en un congelador, con vastas extensiones cubiertas de nieve, tal como se puede apreciar en la increíble imagen superior. La masa de aire ártico es tan seca y estable, que los cielos aparecen despejados, pudiéndose apreciar los detalles del terreno, en un fenómeno de una intensidad no conocida en muchos años.

En el foro de debate hemos estado siguiendo  la evolución de esta ola de frío desde antes de que comenzase. Ahí podrás encontrar diversidad de datos, ya que lo estamos utilizando como recopilatorio de la información más interesante.

Imagen visible de alta resolución, satélite TERRA (sensor MODIS), 7 de enero de 2017.

La misma imagen de encabezamiento, si la ampliamos un poco más, arroja una cantidad de información enorme.

Por ejemplo, la naturaleza de la masa de aire ártico que se ha extendido por Europa: seca y estable en el momento en que esta ha comenzado a llegar desde Rusia. Es por esto que podemos observar esa franja alargada de cielos despejados y los bonitos detalles de la superficie terrestre cubierta de nieve en toda esa zona.

Sin embargo, cuando esta masa de aire, seca y estable en origen, ingresa en la cuenca del Mar Mediterráneo, comienza a tomar humedad y a inestabilizarse, formándose calles de nubes y convección, y dando origen a nuevos chubascos, de nieve en cotas muy bajas de Italia, incluso a nivel del mar.

Si tomamos en cuenta las anomalías de temperatura que se corresponden con esta situación actual, es cuando se comprende la verdadera magnitud del episodio, que es muy importante. Habrá que esperar a valoraciones oficiales de Agencias de Meteorología o del Clima, pero resulta evidente que estamos ante la ola de frío más intensa y extensa en mucho tiempo.

Mientras las anomalías negativas son muy importantes entre Rusia e Italia y el área de los Balcanes, en el Ártico persisten anomalías positivas igualmente destacadas.

La evolución de las temperaturas a 2 m. del suelo en las últimas 24 horas por diversos observatorios europeos es, sencillamente, impresionante.

Esto es Estambul, Turquía.

Pescocostanzo, en el centro de Italia, a casi 1400 m. de altitud.

En algún punto de Sicilia, en donde también ha llegado a nevar a nivel del mar.

Laterza, en el sur de Italia, a tan solo 340 metros de altitud.

Ventisca muy intensa en Constanta, Rumanía, ayer, en la costa del Mar Negro.

7 comentarios

  1. javier dice:

    Que casualidad que siempre las olas de frio y con nevadas a nivel del mar se las come todos menos nosotros, ah y no me vengais con el cuento de la latitud que Grecia, Turquia y hasta Argelia le afectan borrascones y frio sin problema, mientras nosotros tenemos un anticiclon dando por culo siempre justo en nuestro sitio, estamos gafados

    • juan dice:

      yo opino igual…siempre nos pasa igual…nieva en todas partes o hace un frio intenso en todas partes menos aqui..que llevamos en anticiclon 1 mes o mas..y no tiene pinta de cambiar…

  2. oscar dice:

    y aqui en españa porque no llega semejante ola de frío en el que nieve en cotas bajas??siempre pasa de largo lo interesante…..

    • Hola Óscar.

      Tendremos que esperar a que el anticiclón se aleje de nuestra zona para que pueda llegar alguna masa de aire frío y/o inestable a España. De momento, eso no se ve a medio plazo en los modelos meteorológicos.

  3. Cristina dice:

    Siempre decis que cuando el Ártico se calienta Europa se enfría. Yo me planteo una duda, eso quiere decir que durante la pequeña edad de hielo del minimo de mauder, el Artico estuvo caliente?

    • Hola Cristina.

      En aquella ocasión hubo un enfriamiento generalizado del Planeta. Los científicos identifican dos causas que provocaron aquella Pequeña Edad de Hielo: una disminución de la actividad solar y un aumento de la actividad volcánica. Otras personas investigan influencias más antiguas, como la variabilidad natural del clima y la influencia humana pero no se han hallado signos evidentes de tales causas-efectos.

      Saludos.

      • La teoría del mínimo de Maunder de la actividad solar no creo que fuese una causa directa de la pequeña edad de hielo, si no, mas bien un factor mas para su mantenimiento, pero no una causa directa de esta etapa de enfriamiento que abarca desde comienzos del siglo XIV hasta mediados del XIX y el mínimo de Maunder abarca un periodo comprendido entre 1645–1715.

        Si hay una conexión entre la baja actividad de las mancha solares y los inviernos fríos es un tema que todavía se discute

        Ahora que finaliza este ciclo 24 (sobre le 2018), podremos comprobar como nos afectara de forma fehaciente el mínimo hacia el que se dirige nuestro astro rey, y su influencia en la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *